Reforma de la Seguridad Social

Nos hacemos eco del artículo de Raquel Pascual publicado en Cincodías hace unos días basado en un documento publicado por el Banco de españa acerca de la reforma del sistema público de pensiones.

Dejamos aquí el enlace a la descarga del documento completo en PDF desde la web del Banco de España

El documento plantea las distintas posibilidades para la necesaria reforma del sistema de pensiones según los expertos de este organismo:

Controlar el gasto

Si los encargados de diseñar la próxima reforma optaran por mantener el gasto actual en pensiones, sin hacer ninguna reforma, la creciente tasa de dependencia (ratio de jubilados sobre las personas en edad de trabajar) y las actuales previsiones de evolución del empleo (principal fuente de ingresos del sistema por las cotizaciones), provocarán “una disminución significativa de la tasa de sustitución (porcentaje del salario que representa la pensión)”. Esto es, una fuerte reducción de la cuantía de las pensiones futuras.

Mis amigos jubilados

Replicamos aquí un artículo de Pedro G. Cuartango publicado en El Mundo

He aprovechado estos días para llamar a los viejos amigos, a compañeros de curso y a personas con las que compartí mi adolescencia y juventud. No me ha sorprendido la viveza con la que recuerdan el pasado lejano ni la fuerza de los vínculos que mantenemos, aunque el contacto sea escaso. Pero hay una constatación que me ha dejado desolado: todos ellos están jubilados.

No hay ni uno solo de ellos que sobrepase los 61 años que esté en activo. Mi amigo Román, que era jefe de un laboratorio farmacéutico, se ha retirado hace dos meses. Es un ejemplo de esta imparable tendencia que existe en las empresas de prescindir de las personas con mayor experiencia para sustituirlas por empleados mucho más jóvenes y con menor salario.

Jubilación y pensiones: posibles soluciones

Tras varios artículos publicados sobre este tema en nuestra web, aportamos en este caso posibles soluciones planteadas por Manuel Lagares en su artículo del principios de enero de este año y tras su asistencia a la Mesa sobre las Pensiones organizada por El Mundo.

La ministra de Empleo y Seguridad Social expuso en dicha Mesa una idea que tuvo inmediata repercusión mediática: la de que los jubilados pudieran compatibilizar el cobro de su pensión con otros trabajos remunerados. La idea causó revuelo y algunos han manifestado temor ante el envejecimiento de las plantillas y la mayor dificultad para la entrada de jóvenes en las empresas. Quizá esa idea tenga que perfilarse más, pero para evitar algunos de esos riesgos bastaría, por ejemplo, que la jubilación implicase obligadamente la ruptura de la relación laboral anterior sin impedir el acceso a otro empleo distinto en empresa diferente. En cuanto a los jóvenes, son los que más van a faltar en este país dentro de poco. 

Elementos para una reforma del sistema de pensiones

Exponemos aquí las propuestas de puntos necesarios para una reforma del sistema de pensiones extraída del artículo de Jesús Mota publicado en El Pais a principios de noviembre.

¿En qué consistiría la reforma financiera o corrección del sistema de pensiones públicas? A título indicativo, el paso inicial es un acuerdo político-social sobre una reforma profunda dentro del actual sistema de reparto. El acuerdo trasciende el Pacto de Toledo; debe implicar un compromiso de los agentes políticos y sociales a largo plazo, porque el modelo vigente implica una distancia creciente en el periodo de percepción de la pensión. Importan por supuesto y mucho las decisiones de reforma a corto plazo, para prevenir los recortes. En el marco de ese acuerdo deseable parece oportuno explorar algunas vías de acción. Como estas:

Pensiones y demografía

Hoy queremos reproducir aquí parte del artículo de eleconomista.es el pasado octubre acerca de la relación de los datos demográficos en nuestro país con el ya problema de las pensiones, donde el autor aporta su opinión sobre cómo abordar la situación.

Se viene alertando sobre el problema de las pensiones desde hace años, y muy especialmente desde la última modificación de 2011 que comenzó a aplicarse en 2013. Unas modificaciones que afectaban específicamente a tres aspectos: elevación de la edad de jubilación de los 65 a los 67 años; ampliación del cómputo de la pensión de 15 a 25 años, con el aumento desde los 35 a los 37 años para lograr el cien por cien de la base reguladora; y la incorporación de un factor de sostenibilidad con una evaluación quinquenal del sistema público que se acompaña con las correcciones paramétricas correspondientes para asegurar la sostenibilidad del sistema.

¿compatibilidad jubilación + trabajo?

Hoy nos hacemos eco del artículo de El Mundo en el que se aporta la reacción de sindicatos y patronal a la afirmación del Gobierno de poder compatibilizar al 100% el trabajo con la percepción de la pensión.

Para UGT, esta medida no tendrá impacto en el sistema de pensiones y podría ser, incluso, «regresiva». La organización denuncia que el Gobierno «pretende anticipar el terreno para seguir reduciendo la cuantía de las pensiones, previendo un escenario en el que éstas no den para vivir». A juicio de CCOO, el impacto de esta propuesta sería «limitado» y en ningún caso es «garantía de sostenibilidad» del sistema de pensiones público.

Para el presidente de la patronal de pequeñas y medianas empresas (Cepyme), Antonio Garamendi, su aplicación pondría obstáculos a la entrada de los jóvenes en el mercado laboral.

Propuestas para la reforma del sistema de pensiones

Presentamos aquí un resumen del artículo escrito por M. Valverde en el que expone varias soluciones aportadas por expertos a la necesaria reforma del sistema de pensiones en nuestro país.

Diego Valero (Universidad de Barcelona) pide al Gobierno que convoque una comisión internacional de expertos que pueda trabajar con tiempo y aporte su experiencia a España sobre las reformas que han realizado en sus países, indicando que la reforma debe permitir cumplir dos objetivos: que las pensiones sean sostenibles y que sirvan a la gente para poder vivir con cierta dignidad.

España gasta menos en pensiones y envejece menos que la media europea

Señalamos aquí un tema tratado por Francisco Nuñez en su artículo acerca de la comparación en las cifras de envejecimiento de la población en Europa con las españolas y el gasto en jubilaciones.

En España hay menos mayores que en las principales economías de la UE y gasta menos en pagar pensiones. Ocupamos el séptimo lugar con mayor población de más de 65 años, y el decimoquinto en gasto de pensiones. Según un informe del Instituto de Estudio Económicos continúa aumentando el envejecimiento de la población europea pero en España crece a menor ritmo.

El futuro de las pensiones

Nos hacemos eco en esta ocasión del artículo escrito por Lorenzo B de Quirós sobre el futuro de las pensiones en nuestro país a la vista de los contundentes datos que arroja el ciclo de envejecimiento de la población en el que estamos inmersos, y fijándose en el actual sistema de creación de las cantidades necesarias para que existan y se mantengan, poniéndo sobre la mesa la posible solución de las Administradoras de Fondos de Pensiones.

El actual sistema se basa en que las contribuciones realizadas por una persona en toda su vida laboral para devengar una prestación económica proporcional a ellas cuando se jubile no se acumulan en ningún fondo. Se emplean en sufragar a quienes están ya retirados. En la práctica, el régimen de reparto es un fraudulento y peligroso esquema de Ponzi bautizado con el noble y equívoco apelativo de solidaridad intergeneracional.

Pensiones sí…pero ¿a la baja?

Recomendamos desde aquí la lectura del artículo escrito por Carlos Cuesta tras la comparecencia de la ministra Fátima Báñez en el pasado ciclo Pensar en España.

La ministra dio datos comparativos en cuanto a las pensiones que recibimos en España con el resto de Europa, indicando que en nuestro país por una parte un jubiado español recibe de media un 80% de su último salario frente al 52% de media de la UE. Por otra parte nuestro sistema cuenta con una garantía de pensión mínima, actualmente 636 euros mensuales para aquellos jubilados que no cotizaron lo suficiente y cubierta por las aportaciones del resto de trabajadores en activo.

Pero el panorama previsto por multitud de expertos es que la brecha entre el último salario y la cifra de nuestra pensión se abra hasta poder llegar al 50% tal y como evoluciona la precariedad en el trabajo y los bajos salarios. La posible solución aportada por la ministra es la de aligerar la parte de la Seguridad Social correspondiente a las pensiones de viudedad y orfandad cediendo su cobertura gradualmente a los Presupuestos del Estado.

Se debe abrir el debate ágil y abierto pues se trata de un problema muy serio.